Cerca del solsticio


Hay tanta luz acercándonos  al solsticio

en la noche de san juan, la noche en que se juntaron


Cuando el Creador del universo decidió restaurar todas las cosas en Cristo, dentro del más maravilloso orden y devolver a su anterior estado la naturaleza del hombre, prometió que, al mismo tiempo que los restantes bienes, le otorgaría también ampliamente el Espíritu Santo, ya que de otro modo no podría verse reintegrado a la pacífica y estable posesión de aquellos bienes.
Determinó, por tanto, el tiempo en que el Espíritu Santo habría de descender hasta nosotros, a saber, el del advenimiento de Cristo, y lo prometió al decir: En aquellos días -se refiere a los del Salvador- derramaré mi Espíritu sobre toda carne.
Y cuando el tiempo de tan gran munificencia y libertad produjo para todos al Unigénito encarnado en el Mundo, como hombre nacido de mujer, -de acuerdo con la divina Escritura-, Dios Padre otorgó a su vez el Espíritu, y Cristo, como primicia de la naturaleza renovada, fue el primero que lo recibió. Y esto fue lo que atestiguó Juan Bautista cuando dijo: He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo y se posó sobre él.
Decimos que Cristo, por su parte, recibió el Espíritu, en cuanto se había hecho hombre, y en cuanto convenía que el hombre lo recibiera; y, aunque es el Hijo de Dios Padre, engendrado de su misma substancia, incluso antes de la encarnación -más aún, antes de todos los siglos-, no se da por ofendido de que el Padre te diga, después que se hizo hombre: Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy.
Dice haber engendrado hoy a quien era Dios, engendrado de él mismo desde antes de los siglos, a fin de recibirnos por su medio como hijos adoptivos; pues en Cristo, en cuanto hombre, se encuentra significada toda la naturaleza: y así también el Padre, que posee su propio Espíritu, se dice que se lo otorga a su Hijo, para que nosotros nos beneficiemos del Espíritu en él. Por esta causa perteneció a la descendencia de Abrahán, como está escrito, y se asemejó en todo a sus hermanos.
De manera que el Hijo unigénito recibe el Espíritu Santo no para sí mismo -pues es suyo, habita en él, y por su medio se comunica, como ya dijimos antes-, sino para instaurar y restituir a su integridad a la naturaleza entera, ya que, al haberse hecho hombre, la poseía en su totalidad. Puede, por tanto, entenderse- si es que queremos usar nuestra recta razón, así como los testimonios de la Escritura- que Cristo no recibió el Espíritu para sí, sino más bien para nosotros en sí mismo: pues por su medio nos vienen todos los bienes...

ecos del tiempo interrumpido


Saber que toda mi visión es  romántica,
pero no teñida de desesperanza, 
contemplar la fe de los demás y asistir a mi propia incapacidad.

Sonreír tranquilo.

Que las cosas lleguen cuando ya no hay nada que aportar,
cuando la vela ha sido destruída por la tormenta y aún así,
tener que llevar el velero a puerto.

¿Pero qué puerto es ese que no conozco?
Navegando en el silencio de la nada.

Tic tac y más tic tac y yo, sonriendo , tranquilo.
Bendita sea la fe de  hombres y mujeres
y benditos los faros de sus obras, y yo,
mirando.


el miedo del peregrino orante


Ir al desierto
solos tu y yo

Con mi hermano guiándome

Ya sabes ,ya sabemos que no
Y luego, cuando algún día
Ya anciano, me pregunte por qué no

Habré de recordar
que no llegué , que solo anduve por Ucero,
Y que ni siquiera intenté escuchar el canto en el mar del sol.

Y aun así , los murmullos del alba y el ulular del búho me acompañan

Así es tu gracia




El secreto del unicornio


Yo, Oliveiro de Hadoque, Soberano caballero plenipotenciario del grado 18º de la Orden Rosacruz, Maestro elegido del rito francés, Intérprete de jeroglíficos y Patriarca de Isis de la Orden de Memphis-Mizraim, desde la distancia que me dan mis 81 años de edad que celebro durante mi exilio en Rodas, de donde ya nunca saldré, quiero dar testimonio de los extraños acontecimientos acaecidos tras nuestra iniciación en los Grandes Misterios.

El saco de Troya había quedado muy atrás, lo mismo que la travesía entre Scila y Caribdis, cuando nuestra lógica implacable nos llevó otra vez a los confines del Universo, a una tierra recia y sobria, sabia y hermosa como solo lo pueden ser las tierras altas en las que las heladas son perpetuas pero el sol es implacable. Nepal, creo, lo llamaban.

Nos llevó allí nuestra ambición por saber más que nadie, nuestro anhelo de cumplir en cuerpo y alma la promesa hermética de la conquista del lugar geométrico reservado a los dioses todos. No llevamos herramienta alguna, mas juro por la salvación de mi alma que tampoco nos entregamos a la rapiña, sino que allí, sin más manos que las nuestras ni más planos que nuestras mentes, construímos el mayor de los laboratorios que en el mundo han sido.

Todo estaba allí, atanores y alambiques, destiladores y sublimadores, trampas Erlenmeyer y disolventes de reflujo. Éramos Maestros perfectos, cada uno en su arte, y juntos nos sentíamos capaces de tomar el cielo por asalto. ¿No había caído Troya?

Y lo hicimos. Creamos el Golem y el Homúnculo, obtuvimos elixires y polvos de proyección, fabricamos el más puro de los oros y le insuflamos el espíritu mercurial de los que no mueren. Nos acercamos a los dioses más que cualquier mortal desde Hércules. Y pagamos por ello.

Tras la gran explosión desperté otra vez en Tierra Santa. Era el año 6127 de la verdadera luz, y reconocimos al instante el templo de Salomón que seguramente nosotros mismos habíamos edificado, cinco mil años antes, o más.

Allí me encontré, solo y sin nada más que el pijama de la noche anterior. A mi alrededor todo era como siempre lo había sido: envidias, codicia, vanidad, usura, hipocresía. No me fue difícil adaptarme y pasar por uno de ellos. Aprendí la lengua y su manera de contar. Les enseñé un par de trucos de proyección astral y me gané sus corazones sedientos de justicia.

Levanté un imperio de sueños e ilusiones y dejé que se llenara de renegados de todo el mundo. No hice mal a nadie, lo juro, ni quité vida alguna, aunque me crucé con muchos de los que se puede decir que el mundo estaría mucho mejor sin ellos. Yo sólo señalaba con el dedo, ellos venían y lo miraban, sin atender a la luna que mi dedo señalaba. No soy culpable de su ceguera.

Entonces me retiré a las cavernas de Galilea y me hice contador de historias. Me gané el afecto sincero de los que acudían a mi atraídos por leyendas de oro y se sentían honrados al escuchar cómo lo habíamos fabricado siglos atrás. Ninguno me preguntó donde estaba ese oro, ninguno dudó jamás de mis palabras.

Ella apareció una mañana con su padre, el hombre que trabajaba el hierro. Nada más tomar los tres asiento sentí dos cosas. Una, que el hombre sabía de metales tanto como yo. Otra, que la mujer había sido puesta en ese lugar geométrico para trabajar conmigo el arte hermético. Había que empezar de nuevo, otra obra, otras tierras.

Acepté el desafío. La mujer era hermosa y dulce como una diosa, mas también habilísima en el manejo de yunques y hornillos. Sabía regular el fuego para dar ese punto justo de calor que la Obra requiere. Sabía mirarme a los ojos (hacía años que nadie se atrevía) y traspasar mi corazón. Y en las noches sin luna me entregaba su cuerpo y tomaba el mío como sólo los humanos saben hacerlo. 

Jamás la mentí. Fui transparente como un niño, tal vez fui niño otra vez a su vera. Contesté todas sus preguntas, ocultando todo lo que no preguntaba. Pero ella aprendió a leer mi corazón y al tiempo lo oculto quedó latente y disponible, sin más que ella hubiera sabido que yo no era más que un triste vagabundo muriendo a chorros, y que el resto no era más que literatura.

Los usos y costumbres de aquella sociedad no me dejaban opción, si quería asumir mi destino y poner otra vez manos a la obra. Fui circuncidado la noche en que Jano bifronte mira al sur, de un año que ya no recuerdo. Cumplido el ritual, enterrado el prepucio en el interior de la tierra, fui aceptado por ellos como uno más de la Orden de los Elegidos y pude desposar a la que más tarde conocería el mundo por el nombre de Reina de Saba.

Así pasó y así lo cuento. Sentado en la biblioteca de mi casa contemplo a mi dama que duerme para escapar del calor y del cansancio de una noche de amor. No me arrepiento de nada. Hay otras troyas por delante, y no son la mía, pero las asumo con el gusto del guerrero viejo cuando huele la pólvora o escucha el silbido del sable saliendo de su vaina.

¿Dejar las pasiones a las puertas del templo? ¿La vanidad, la ambición, la envidia? A ellas siempre hemos de cerrar el puente levadizo, no sólo el templo. Pero mi Pasión, Hermanos, quiero dejarla libre para que llene el universo.

He dicho.

 Fuente: Fortuna Mutatur


el regalo de Jan a Mabel


Élévation



Au-dessus des étangs, au-dessus des vallées,
Des montagnes, des bois, des nuages, des mers,
Par delà le soleil, par delà les éthers,
Par delà les confins des sphères étoilées,




Mon esprit, tu te meus avec agilité,
Et, comme un bon nageur qui se pâme dans l'onde,
Tu sillonnes gaiement l'immensité profonde
Avec une indicible et mâle volupté.




Envole-toi bien loin de ces miasmes morbides;
Va te purifier dans l'air supérieur,
Et bois, comme une pure et divine liqueur,
Le feu clair qui remplit les espaces limpides.




Derrière les ennuis et les vastes chagrins
Qui chargent de leur poids l'existence brumeuse,
Heureux celui qui peut d'une aile vigoureuse
S'élancer vers les champs lumineux et sereins;




Celui dont les pensers, comme des alouettes,
Vers les cieux le matin prennent un libre essor,
— Qui plane sur la vie, et comprend sans effort
Le langage des fleurs et des choses muettes!





Elevación

Por encima de estanques, por encima de valles,
De montañas y bosques, de mares y de nubes,
Más allá de los soles, más allá de los éteres,
Más allá del confín de estrelladas esferas,

Te desplazas, mi espíritu, con toda agilidad
Y como un nadador que se extasía en las olas,
Alegremente surcas la inmensidad profunda
Con voluptuosidad indecible y viril.

Escápate muy lejos de estos mórbidos miasmas,
Sube a purificarte al aire superior
Y apura, como un noble y divino licor,
La luz clara que inunda los límpidos espacios.

Detrás de los hastíos y los hondos pesares
Que abruman con su peso la neblinosa vida,
¡Feliz aquel que puede con brioso aleteo
Lanzarse hacia los campos luminosos y calmos!

Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras,
Levantan hacia el cielo matutino su vuelo
-¡Que planea sobre todo, y sabe sin esfuerzo,
La lengua de las flores y de las cosas mudas!


el reverso




"No se manejan impunemente los símbolos, sobre todo cuando concretizan mitos de carácter universalista. Y como acabamos de ver, el de la Rebelión-Principio forma parte de ellos, ya que es también el motor de todo progreso. Vencer el hambre, la enfermedad, la ignorancia, las imperfecciones de toda clase, supone una rebelión legítima. Pero toda medalla tiene su reverso, y el Orgullo multiplica también las diversas manifestaciones involutivas. "

El secreto masónico
Robert Ambelain

placatumque nitet diffuso lumine caelum




Aeneadum genetrix, hominum divumque voluptas 

alma Venus, caeli subter labentia signa                                                            

quae mare navigerum, quae terras frugiferentis concelebras,   
                           
per te quoniam genus omne animantur      
                                                      
concepitur visitque exortum lumina solis:  
                                            
Te, dea,  te fugiunt venti, te nubila caeli       
                                                      
adventunque tuum, tibi suavis daedala tellus     
                                                
summittit flores, tibi rident  aequora ponti     
                                                  
placatumque nitet diffuso lumine caelum.

Lucrecio, rerum natura



¿la diferencia?

Yo he visto a mi señor por el ojo del Corazón. 
 ¿Quién eres Tú? 
Él me respondió: Tú"


“I have seen my Lord with the eye of my heart, and I said: ‘Who are You?’ He said: ‘You.’"


Mansûr al Hallaj
(c. 858 – March 26, 922)


Esto me recuerda

...Si te empeñas, sigo
Que lo cante?
Lo canto
Que no soy yo! Que eres Tú...

4 líneas de la esperanza

Lo Inefable



                                        ...Thou canst not prove the Nameless, O my son,

                                           Nor canst thou prove the world thou movest in,



                                            Thou canst not prove that thou art body alone,

                                            Nor canst thou prove that thou art spirit alone,

      
                                            Nor canst thou prove that thou art both in one:                                          
                                           
                                             Thou canst not prove thou art immortal, no

                                               Nor yet that thou art mortal—nay my son,

                                          Thou canst not prove that I, who speak with thee,

                                                 Am not thyself in converse with thyself,

       
                                               For nothing worthy proving can be proven,

                                               Nor yet disproven: wherefore thou be wise,

                                                Cleave ever to the sunnier side of doubt,

                                           And cling to Faith beyond the forms of Faith...

The ancient sage
Alfred Tennyson





...No puedes probar lo inefable, ¡oh hijo mío,
ni puedes probar el mundo en que te mueves;
 no puedes probar que eres cuerpo sólo, 
ni puedes probar que eres sólo espíritu, 
ni que eres ambos en uno; 
no puedes probar que eres inmortal, 
ni tampoco que eres mortal; sí, hijo mío,
 no puedes probar que yo, que contigo hablo,
 no eres tú que hablas contigo mismo, 
porque nada digno de probarse puede ser probado
 ni des-probado, por lo cual sé prudente,
 agárrate siempre a la parte más soleada de la duda 
y trepa a la Fe allende las formas de la Fe!...

El sabio antiguo
Alfred Tennyson

Triángulo Mariana de Pineda,Masonería en Granada: Constitución del Triángulo Mariana de Pineda en el...

Triángulo Mariana de Pineda,Masonería en Granada: Constitución del Triángulo Mariana de Pineda en el...:


El 21 de enero de 2012 fue  cursada solicitud a la Gran Comisión Permanente, para ante el Gran Consejo Simbólico a celebrar en el mes de marzo, con objeto de constituir, en el Oriente de la ciudad de Granada, un Triángulo masónico que con el nombre de Mariana de Pineda, supondría la restauración en nuestra ciudad de la Masonería Mixta (en igualdad de hombres y mujeres) y adogmática, bajo el amparo de la Gran logia Simbólica Española-Gran oriente Español Unido y bajo la dependencia administrativa de la Respetable Logia Puerta de Oriente nº 69 como Logia Madre.

En el día de hoy, 24 de marzo de 2012 E.·.V.·. el Gran Consejo Simbólico ha aprobado la Constitución del mismo.

A la memoria de nuestra muy querida hermana en el Oriente Eterno

Dolores Gallego Pérez, de nombre simbólico Mariana Pineda, miembro de la Respetable Logia Granada nº 271

y aquellas otras cuyo nombre fue borrado y permanecen con nosotros  en la Cadena.

Notas de un método




"Un método es un camino a recorrer una y otra vez.
  Un camino que se ofrece en modo estable,
                                                       asequible
que no ofrece a su vez preparación ni guía alguna
lugar de llegada má que de partida,
lugar de convivencia por tanto.
Lo que lo ha hecho necesario y posible ha sido borrado,
cancelado previamente.

Se ofrece, pues,como algo inmediato para quien lo encuentra,
quien desde el principio está invitado a encontrarse en él,
                                                                             dentro de él.

U comienzo que es al par un final,
un puro presente,
aunque lo que proponga y exija sea un tiempo a recorrer,un tiempo sucesivo"

María Zambrano



A francisquita

letras,más letras,
líneas,más líneas,
noticias,más noticias,
días ,más días,
semanas,más semanas,
años,más años,
vueltas,más vueltas

nace,muere,
nace ,crece,envejece,muere,
nace, muere
y sigue ,
vida ,

Oh pájaro de vida y muerte, canta !
Oh cascada !
Oh alud de blanca nieve!
Oh tierra!
Oh fuerza!

A tí, que con los brazos caídos me dijiste a cierta distancia, me tiene que ayudar!
y esa misma tarde te deslizabas por las alturas hasta el frío suelo de tu muerte.
A tí, francisquita

Ojalá seas margarita de los valles floridos
y si no,que descanses en Paz
en el dulce lecho del oriente eterno

Mudo

Sin palabras, ni letras, ni números, mudo
La mano en mi boca está vuelta
como me enseñase aquel que vio sin ver

Sin palabras, ni letras, ni números, mudo
como el día que desistí y empecé a vivir

tranquilo, a veces, con pena otras, alegre , a veces, respirando siempre
pero sin palabras, ni letras, ni números, mudo siempre.

ya que sé
que nada sé
qué palabras,
qué letras,
qué números escribiré,
mudo me quedaré, con la mano vuelta sobre los labios estaré
y la sonrisa de esta tarde olvidaré



Colectanea masonica: The Charter of compassion

The principle of compassion lies at the heart of all religious, ethical and spiritual traditions, calling us always to treat all others as we wish to be treated ourselves. Compassion impels us to work tirelessly to alleviate the suffering of our fellow creatures, to dethrone ourselves from the centre of our world and put another there, and to honour the inviolable sanctity of every single human being, treating everybody, without exception, with absolute justice, equity and respect.


It is also necessary in both public and private life to refrain consistently and empathically from inflicting pain. To act or speak violently out of spite, chauvinism, or self-interest, to impoverish, exploit or deny basic rights to anybody, and to incite hatred by denigrating others—even our enemies—is a denial of our common humanity. We acknowledge that we have failed to live compassionately and that some have even increased the sum of human misery in the name of religion.



We therefore call upon all men and women ~ to restore compassion to the centre of morality and religion ~ to return to the ancient principle that any interpretation of scripture that breeds violence, hatred or disdain is illegitimate ~ to ensure that youth are given accurate and respectful information about other traditions, religions and cultures ~ to encourage a positive appreciation of cultural and religious diversity ~ to cultivate an informed empathy with the suffering of all human beings—even those regarded as enemies.



We urgently need to make compassion a clear, luminous and dynamic force in our polarized world. Rooted in a principled determination to transcend selfishness, compassion can break down political, dogmatic, ideological and religious boundaries. Born of our deep interdependence, compassion is essential to human relationships and to a fulfilled humanity. It is the path to enlightenment, and indispensable to the creation of a just economy and a peaceful global community.


Fuente: http://www.colectaneamasonica.blogspot.com/

Epifanía

Roland de Mois, el aragonés


La contribución de Jan

Ahí va!

Gritos de guerra

Ya?

menuda la zapatiesta
menuda la emboscada

Ya?
ay , ay, ay!!!

Quizás una sonrisa,
 y va y se rie

Así,
y ya
Ya?
Sí, ya.


Cistercian chant - Alleluia! Karitate



Cistercian chant - Alleluia! Karitate

Chants des voûtes cisterciennes



Les Anges et la Lumière
Ensemble Venance Fortunat - Anne-Marie Deschamps
Performers: Catherine Heugel-Petit (soprano), Dominique Thibaudat (soprano), Françoise Levy (mezzosoprano), Eric Trémolières (tenor), Gabriel Lacascade (baritone), Antoine Sicot (bass), Philippe Desandre (bass)
This recording centers around the Clairvaux Abbot, Saint Bernard (1090-1153). He was one of the dominant personalities of his age. 


una página pesoana



¡Señor que eres el cielo y la tierra, que eres la vida y la muerte!
¡El sol eres tú y la luna eres tú y el viento eres tú!
Tú eres nuestros cuerpos y nuestras almas y nuestro amor eres tú también.
Donde nada está tú habitas y donde todo está todo-tu templo-, he ahí tu cuerpo.

Dame alma para servirte y alma para amarte.
Dame vista para verte siempre en el cielo y en la tierra,oídos para oírte en el viento y en el mar, y manos para trabajar en tu nombre.

Pessoa,1912

Un poema de Oliveiro de Hadoque

Ναυσικάα


Media vida sin flor,
sé que eres tú,
y que te ocultas en la ciénaga,
y que mandas tu semilla
en las alas
de traidora abeja
al más salvaje prado.

Y yo aquí sin flor,
sé que eres tú,
que te mueres en el prado,
salvaje,
que haces tuya esa tierra
en la que no estoy.

Muerta esa flor,
sé que eres tú,
a lo lejos, a lo lejos
nace un sueño
que tampoco es mío,
pero que a ti te lleva
a tu Shangri-La.

Muere ¿qué flor?
Hay un vientre que jadea
bajo mis manos,
todo gira y gira y es así,
que eres sola la flor,
que muere siempre, entre mis manos,
mientras te espero, en Shangri-La.

Oliveiro de Hadoque

Imagen:Nausicaa y Odiseo, Michel De Sobleau 

El retorno

Now that this is not my city,
Now that I begin to see what it means to be a man
Now its time to return thee, my father


Papel en blanco,las noticias de mi angel

Hoy, cuando cesaba la tormenta , llegó  un mensajero con noticias.
Los acontecimientos relatados eran preocupantes,pareciera que el sentido desapareciera.

Pero acaso, no es ésta una cuestión secreta.
El laberinto siempre está con sus puertas de par en par.

Cuando se marchó,he seguido con el trabajo.

Ora et labora

Si todos somos protagonistas, que se desarrolle la obra.

A Mabel Ocampo, tan lejos , tan cerca


Gracias  hermana, por tus lecturas de las entradas, por tus comentarios.

Cuando decidimos  un día publicar un blog seguramente son múltiples las razones que pueden llevarnos a ello.

Pasa el tiempo, tienes que tomar decisiones, buscar la línea en la que te encuentras centrado.

Al final pasa el tiempo, los años y el camino queda reflejado. Encontrarte en el camino , y compartir a miles de kilómetros de mar y tierra y sin embargo, tan cerca, reconforta.

Permíteme que ésta sea carta sin respuesta .

Un fraternal abrazo, pluie bienaventurada



notas del delirio


Miserere mei Deus

Demasiado humano, falsa excusa

Ineptitud,pobreza de habilidades

Falta de lealtad

Secuencia destructiva

Cómo morir para vivir

Padre mío

Madre mía


Cerré con 7 candados un corazón que se va secando

Miserere mei Deus

Padre apíadate de mí
Madre protégeme con tu manto

Acepto llevar esta carga y hoy dejo de ser algo que nunca fui, espectador.





"Curso superior de ignorancia"

 
Camino de imperfección








Joven,


yo era un vanidoso inaguantable.


«Esto va mal», me dijo un día el espejo.


«Tienes que corregirte».


Al cabo de unas semanas era menos vanidoso.


Unos meses después ya no era vanidoso.


Al año siguiente era un hombre modesto.


Muy modesto.


Modestísimo.


Uno de los hombres más modestos que he conocido.


Más modesto que cualquiera de ustedes.


O sea


un vanidoso inaguantable


viejo.

Miguel Dórs
foto:In the mirror 1, 2007 C-print. 40 x 52 cm Elina Brotherus (Finnish, b. 1972)



La interrumpida balada del Narayama


Vacío, 
en desolada representación.
Dónde dejé tu mano?
cuándo la solté?
Acaso nunca la apreté con fuerza.
como en el pico del Cartujo, 
cuesta el camino de la añorada libertad.

Y no eres tu, soy yo,
quien se detiene en los peñascos del camino
¿Tan diferente este alma,
que tanto me asusta,
que tu mano no me alcance en el ascenso?

¿Es ese temor, el que me anticipa en el ocaso de la esperanza?
 soltando tu mano y sumiéndome en el vacío de la desesperanza,
en la realidad de la triste balada del Narayama.

Que no sea realidad, que sea sueño
El sueño de la dos columnas y ese, que no es sueño,
 me haga despertar,
 caminando de tu mano,
 en el ascenso,
 hasta tu encuentro.




la boca del tigre



Y el tigre abrió su boca inmensa

y allí estaba Hiram asesinado una y otra vez 

resucitado en los rostros de los pocos

allí, se sucedía la muerte que rondó las primeras horas del año

y que ya decía,

aquí estoy ,

Y el laberinto jugaba con sus recovecos

y yo no deseaba ser uno de los tres



John keats

Welcome joy, and welcome sorrow,
   Lethe’s weed, and Hermes’ feather,
Come to-day, and come to-morrow,
   I do love you both together!
   I love to mark sad faces in fair weather,
And hear a merry laugh amid the thunder;
   Fair and foul I love together;
Meadows sweet where flames burn under;
And a giggle at a wonder;
Visage sage at pantomime;
Funeral and steeple-chime;
Infant playing with a skull;
Morning fiar and storm-wreck’d hull;
Night-shade with the woodbine kissing;
Serpents in red roses hissing;
Cleopatra, regal drest,
With the aspics as her breast;
Dancing music, music sad,
Both together, sane and mad;
Muses bright and Muses pale;
Sombre Saturn, Momus hale,
Laugh and sigh, and laugh again,
Oh! The sweetness of the pain!
Muses bright and Muses pale,
Bare your faces of the veil,
Let me see, and let me write
Of the day, and of the night,
Both together, – let me slake
All my thirst for sweet heart-ache!
Let my bower be of yew,
Interwreath’d with myrtles new,
Pines, and lime-trees full in bloom,
And my couch a low grass tomb.

Bien venida alegría, bienvenido pesar

Bien  venida alegría, bien venido pesar,
la hierba del Leteo y de Hermes la pluma:
vengan hoy y mañana,
que los quiero lo mismo.
Me gusta ver semblantes tristes en tiempo claro
y alguna alegre risa oír entre los truenos;
bello y feo me gustan:
dulces prados, con llamas ocultas en su verde,
y un reírse zumbón ante una maravilla;
ante una pantomima, un rostro grave;
doblar a muerto y alegre repique;
el juego de algún niño con una calavera;
mañana pura y barco naufragado;
las sombras de la noche besando a madreselvas;
sierpes silbando entre encarnadas rosas;
Cleopatra con regios atavíos
y el áspid en el seno;
la música de danza y la música triste,
juntas las dos, prudente y loca;
musas resplandecientes, musas pálidas;
el sombrío Saturno y el saludable Momo:
risa y suspiro y nueva risa...
¡Oh, qué dulzura, el sufrimiento!
Musas resplandecientes, musas pálidas,
de vuestro rostro alzad el velo,
que pueda veros y que escriba
sobre el día y la noche
a un tiempo; que se apague
mi sed de dulces penas;
ramas de tejo sean mi refugio,
entrelazadas con el mirto nuevo,
y pinos y limeros florecidos,
y mi lecho la hierba de una fosa.

Versión de Màrie Montand
(traducción en amedia voz.com)